VENTA NUEVA

 

Lejos de la población, cerca de la carretera local de Villamanrique a Montizón, casi en los límites de la provincia de Jaén se encuentra  Venta Nueva.

Era el punto de confluencia de los caminos reales desde Andalucía a Valencia (antigua vía romana y actual Vereda de las Serranas)  y de Toledo hacia Segura y Cazorla.

 Figuraba ya en los mapas del siglo XVI con el nombre de la Venta del Villar. En 1617 Suárez de Figueroa, Comendador de Segura, manda reconstruirla totalmente y se llama Venta Nueva.

Aún puede leerse la inscripción en el dintel de su portada.

Por ser encrucijada de caminos fueron numerosos los personajes que pasaron por ella según las referencias literarias e históricas.

En el estudio realizado por Isidro Jiménez acerca de los itinerarios en la novela “Gregorio Guadaña”.

Gregorio contando sus correrías se detiene en esta venta “que saltea Sierra Morena” ya en el siglo XVII. Durante el siglo XIX aún se hablaba de los peligrosos que resultaban estos caminos y las ventas que los flanqueaban por los repetidos robos a caminantes.